El otoño con su festival de colores

Por fin llega el otoño con su festival de colores y peculiares aromas!

A partir del día 23 de septiembre da comienzo oficialmente el otoño. A veces, cuesta despedirse del verano, pero durante el otoño acontecen hitos impresionantes en la naturaleza.

Seguro que también estás pensando en el cambio de color y la caída de las hojas de los árboles de hoja caduca, pues bien, es de este fenómeno del cual venimos a hablar.

Desde nuestra infancia, el otoño implica un evento que queda grabado en nuestra memoria y recuerdos. Las verdes copas de los árboles dan paso a un festival de intensos colores que abarcan toda una gama: del amarillo al granate.

Seguro que alguna vez te has preguntado:

  • ¿por qué sucede esto?  Claro que sí!

Vamos a explicar a qué se debe este cambio de color que precede a la caída de las hojas.

En otoño, cuando descienden las temperaturas y disminuyen las horas de luz solar que anticipan la llegada del invierno, todas las especies (animales y vegetales) adoptan estrategias para sobreponerse y adaptarse a los meses más duros del año.

Puesto que con una menor incidencia de luz solar las hojas no son capaces de realizar la fotosíntesis a un ritmo aceptable, la presencia de estas hojas (mantenerlas vivas) “cuesta” al árbol más energía de la que obtiene de la fotosíntesis. Es decir, no le sale rentable mantener sus hojas y debe reservar su energía así como sus recursos hídricos para conservar con vida sus ramas y su tronco.

Entonces, se detiene la producción de clorofila, que es la sustancia encargada de la fotosíntesis (se encuentra contenida en los cloroplastos: orgánulos presentes en las células vegetales) y que a su vez otorga el color verde a las hojas.

La clorofila no es el único pigmento presente en los vegetales, también contienen numerosos pigmentos de distintos colores que van de tonalidades ocres a tonos rojizos, que cobran protagonismo con la desaparición de la clorofila, y son los responsables de los cambios de tonalidad de las hojas de los árboles.

Entre ellos, podemos destacar los carotenoides y las antocianinas.

Los carotenoides son pigmentos de tonalidades amarillos-naranjas (muy presentes en vegetales como las zanahorias, por ejemplo) cuya función es fundamental ya que se encargan de la captación de energía lumínica para transferirla a la clorofila en el proceso de fotosíntesis.

Por otro lado, son reseñables las antocianinas, unos pigmentos de color rojo intenso (rojos/violetas/azulados dependiendo de la acidez o basicidad de un medio) que se ocupan de la protección del organismo frente a la radiación UV.

Dependiendo del medio en que se encuentren, de las temperaturas de su entorno y de la presencia natural de unos u otros pigmentos en las distintas especies vegetales, podremos observar un sinfín de paisajes otoñales, de los cuales es difícil cansarse.

La heterogeneidad de estas múltiples combinaciones que nos ofrece la naturaleza, una paleta de colores cálidos y profundos, hacen del otoño un espectáculo que animamos a disfrutar, no sólo por la belleza visual de este momento, sino porque los bosques a su vez esconden infinidad de eventos igualmente asombrosos.

Síguenos muy de cerca para no perderte nada. Todavía queda mucho por descubrir juntos.

Por Alicia Jurado López

Especialista en educación ambiental y guía de naturaleza.

EVENTOS ANTERIORES

Otoño
Senda Interpretativa Centros Educativos
Translate »
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?